•Este medio de transporte, sostenible y amigable con el medio ambiente, realizó su primer recorrido comercial el 31 de marzo de 2016.

•Desde entonces, ha movilizado 60´835.405 pasajeros que han sido testigos de la transformación de la zona centro oriental de la ciudad.

•La operación del Tranvía ha dejado en estos cinco años importantes externalidades. Entre 2016 y 2020 la operación de la Línea T evitó la emisión de 92.705 t (toneladas) de CO2, la misma cantidad que emitirían aproximadamente 105.000 vehículos medianos a gasolina dándole una vuelta a la tierra.

•La celebración de aniversario de la línea T, la línea de Todos, ya comenzó con varias acciones a través de las redes sociales en las que invitamos a nuestros usuarios a que compartan sus experiencias en el Tranvía.

•Además, se busca posicionar al corredor de Ayacucho como un referente artístico con el lanzamiento del Tranvía del Arte, un recorrido virtual por algunos de los 36 murales que hacen parte del recorrido de la línea T.

El 31 de marzo de 2016, un nuevo medio de transporte llegó a la zona centro oriental de Medellín para traer renovación e integrar territorios, dándole una nueva cara al sector de Ayacucho, uno de los más tradicionales de la ciudad – región.

Se trata del Tranvía o línea T, un medio de transporte que ha transformado la movilidad de 350 mil habitantes de las comunas 8, 9 y 10 y que, desde el inicio de la operación comercial, ha transportado cerca de 60.835.405 pasajeros.

El tranvía, antes de que comenzara la pandemia, transportaba diariamente 76.000 pasajeros en promedio en un día típico laboral. Actualmente, debido a las restricciones de ocupación determinadas por el Gobierno Nacional para los medios de transporte masivos y a las dinámicas socioeconómicas generadas por el Covid – 19, redujo su afluencia a 42.000 personas en un día típico laboral.

La línea T cuenta con 7 paradas y 2 estaciones. Tiene conexión con el Metrocable línea M en la parada Miraflores, con el Metrocable línea H en la estación Oriente, con las líneas A y B en la estación San Antonio y con la línea 2 de buses en la parada San José. Su flota está compuesta por 12 vehículos con capacidad para 310 personas cada uno.

Uno de los aportes más importantes de la línea T son las externalidades positivas o impactos que se generan por su operación. Se calcula que entre 2016 y 2020 se evitó la emisión de 92.705 t (toneladas) de CO2, la misma cantidad que emitirían aproximadamente 105.000 vehículos medianos a gasolina dándole una vuelta a la tierra. Vale la pena destacar igualmente la disminución en los niveles de accidentalidad, ya que se calcula que con la operación del Tranvía se evitan 1.386 heridos por accidentes de tránsito al año. Esto es aproximadamente 8 veces el número de accidentes que se produjeron en 2019 en la Glorieta de la Terminal de Transporte Norte, el sitio de más accidentalidad en Medellín.

Adicionalmente, es importante mencionar que con el proyecto Tranvía de Ayacucho y sus dos cables se generaron 113.174 metros cuadrados de zonas verdes y nuevo espacio público y se sembraron 2.241 individuos arbóreos entre árboles, arbustos y palmas.

La llegada del tranvía significó además traer de vuelta a la ciudad un medio de transporte presente aún en la memoria de las anteriores generaciones que recuerdan con cariño el antiguo tranvía eléctrico que recorría varios sectores de Medellín y que, debido a las dinámicas de desarrollo del territorio y al auge de los buses, desapareció en 1951.

El tranvía de Ayacucho se destaca por su aspecto moderno y actual, semejante a los tranvías de las grandes ciudades de Europa. La diferencia radica en su tecnología de neumáticos y un riel central que le permite superar las altas pendientes del trazado. Su diseño con grandes ventanales permite un viaje más placentero y cómodo para los usuarios, al tiempo que permite apreciar mejor el paisaje urbano.

El tranvía representó un reto para la Empresa en cuanto a la expansión de la Cultura Metro, ya que, a diferencia del medio férreo, que recorre un viaducto segregado, la línea T comparte la vía con los peatones y demás actores de movilidad del corredor, en un concepto que se ha denominado “inserción urbana”. Esto trajo consigo la necesidad de realizar campañas de formación de usuarios para permitir una mejor convivencia e interacción con el tranvía.

Celebración virtual

El tradicional corredor de Ayacucho pasó por una renovación impulsada por la campaña Ayacucho te quiero mucho, una iniciativa de la Fundación Orbis y el Metro gracias a la cual se intervinieron 267 fachadas, 680 inmuebles y se generaron 3.000 metros cuadrados con obras de arte mural, todos ubicados entre la carrera 43 y la estación Oriente del tranvía.

Precisamente los murales, que llenan de vida y color el corredor, son protagonistas de la celebración de los cinco años de operación de línea T, pues integrarán el Tranvía del Arte, un recorrido virtual donde se podrá encontrar la ubicación de los murales más significativos que alegran el recorrido de la línea T.

Como parte de la celebración del aniversario del Tranvía, desde las redes sociales del Metro estamos invitando a los usuarios a que nos cuenten sus experiencias de viaje en la línea T, que con motivo de estos primeros cinco años de operación hemos denominado la línea de Todos.

De esta manera, el Tranvía, la línea de Todos, cumple su primer lustro como uno de los medios de transporte más apreciados y admirados por los habitantes de la ciudad – región, y como generador de transformación urbana para el centro y centro oriente de Medellín.