Después de que 12 de los clubes más importantes del Viejo Continente anunciaran la creación del nuevo y exclusivo certamen, se desató la guerra y este lunes hubo mensajes de varios conjuntos disgustados

Este lunes no se hicieron esperar las respuesta de los excluidos. El domingo, una docena de clubes de Europa anunciaron la creación de un nuevo certamen pese a las advertencias de la UEFA y hoy varios equipos amanecieron con carteles y pancartas de los propios aficionados que rechazan esta competencia que promete generar millones para sus participantes.

No solo los fans fueron los que se manifestaron, sino además varios clubes, ente ellos el Leeds. El equipo británico, que se mide hoy ante el Liverpool, uno de los fundadores de la Superliga de Europa, colgó una bandera gigante detrás de uno de sus arcos con un mensaje directo contra la nueva competición que amenaza con eclipsar la Champions League.

“Gánenselo en la cancha. El fútbol es de los aficionados”, se puede leer en las gradas de Elland Road. El equipo tuiteó además la imagen y de inmediato la publicación superó los 43 mil “me gusta” y recibió más de 10 mil retuits.

El gobierno británico se comprometió el lunes a hacer “lo que sea necesario” para proteger el fútbol, considerando invocar la ley de competencia para bloquear la creación de la nueva Superliga europea propuesta por 12 clubes disidentes, seis de ellos ingleses.

El ministro de Cultura y Deportes, Oliver Dowden, afirmó ante el Parlamento que había mantenido conversaciones urgentes con los responsables de la Premier League, la Federación Inglesa de fútbol (FA) y la UEFA. “Nuestro mensaje fue claro: tienen todo nuestro apoyo”, aseveró . El gobierno de Boris Johnson también está examinando una reforma de la gobernanza de los clubes, para analizar sus finanzas y la posibilidad de crear un regulador independiente para el fútbol: “Haremos lo que sea necesario para proteger nuestro fútbol nacional”.